MENU

by • 10 / julio / 2009 • PeriodismoComments (0)328

La @ e Internet

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr

En resumen:

En el año 2000, Giorgio Stabile, profesor de historia de la ciencia en la Universidad La Sapienza en Roma, descubre que hace siglos, en 1536, un mercante florentino, Franceso Lapi, usó gráficamente la arroba que hoy día usamos para el correo electrónico para designar la medida de masa que suponen 1/13 de un barril y valen setenta u ochenta ducados. Hace un par de meses, el 7 de mayo de 2009, mrtech1 tuitea “El símbolo @ fue utilizado por primera vez en 1536… en Sevilla”. Me puse a investigar en Google y me topé con el relato del New York Times y el Guardian, amén de la propia wikipedia. Estaba claro, en Sevilla se escribió por primera vez el sí­mbolo que ha dado un Prí­ncipe de Asturias a Raymond S. Tomlinson; lo dice un profesor de historia italiano y unos cuantos medios de reputado prestigio. Se publica el post en el blog de Sevilla y, un mes después, la agencia EFE distribuye el “hallazgo” entre todos los medios. Toda España se entera de que gracias a mi ciudad de nacimiento podemos mandar e-mails y citar a tuiteros (amén de tener privilegios en IRC).

Pero…

Entre el orgullo patrio y el honor a la verdad, Jorge Romance se deja un pelí­n más los ojos en rebuscar por los archivos medievales y nos enseña que, efectivamente la arroba no es de Sevilla. Además, nos da una pista:

El problema de la documentación medieval es que es fragmentaria e incompleta. Además, ningún investigador jamás, podrá acceder a toda ella. Por tanto, creo poder asegurar que quien afirma que Francesco Lapi escribió por primera vez una arroba no lo hace con mala fe, sino con desconocimiento.

Han tenido que pasar nueve años para que la información de Stabile deje de ser correcta. Durante todo ese tiempo hemos pensado que en Sevilla se escribió por primera vez este sí­mbolo, pero Jorge nos ha demostrado que no es así­, y que posiblemente nunca se sepa su origen escrito exacto, ya que era una grafí­a muy usada en el medievo.

Bajo mi punto de vista, la arroba, Sevilla o el reino de Aragón dan igual. Internet ha conseguido lo que jamás se había planteado el New York Times, el Guardian o La Reppublica. Una persona individual ha dado un paso más allá y ha conseguido retrasar la constancia escrita de la arroba, haciéndonoslo saber a través de Internet. Sin duda, un gran hallazgo; hay que conocer el origen de las cosas para entender su presente (o al menos para curiosear). Pero, ¿todo el mundo lo sabe? Probablemente no, por mucho que se actualice la wikipedia. Internet, por ahora, no es un medio de comunicación que penetre tan directamente en todas las personas como la televisión o la prensa escrita, por eso, la nota de EFE que hablaba de Sevilla como el origen de la arroba, seguirá valiendo para la inmensa mayorí­a de la población; solo quien se interese por la realidad más que quien se quede con la de los medios de comunicación de masas sabrá que un periodista maño corrigió al mismísimo New York Times, y con toda la razón del mundo.

Sirva este ejemplo para entender el potencial de Internet y las ventajas que nos aportan sus herramientas de comunicación (Twitter, blogs, Facebook…). Con el paso del tiempo, todos entenderemos Internet como un medio más, y no como un complemento a la prensa, la radio y la televisión. El dí­a que eso pase, todos sabremos que la arroba, al menos, data de 1448. A partir de ahí­, todo lo demás.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>