MENU

by • 24 / enero / 2010 • FotografíaComments (2)3490

Soy un fotógrafo, no un terrorista

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr

Este sábado, 23 de enero de 2010, miles de fotógrafos profesionales y amateurs se han manifestado en Trafalgar Square, Londres, contra la abusiva aplicación de la controvertida sección 44 de la “Terrorism Act 2000″. Esa sección le valía a cualquier policía británica a identificar y fisgar las pertenencias de cualquier persona con actitud sospechosa. En este caso, cualquier fotógrafo podía ser el objetivo; alguien haciendo fotos de algo que un vigilante de seguridad no quería que hiciera, valía para que un agente te pidiese ver las fotos que has hecho, por si hubiera alguna con intenciones malévolas, así como intentar borrarlas con la manida pero útil excusa de la seguridad terrorista.

Foto: David Hoffman

Foto: David Hoffman

En España todavía no hemos llegado a estos extremos, pero no es extraño ver cómo los guardias de seguridad se preocupan demasiado cuando fotografías (sobre todo si la cámara es grande, muy grande) a cosas o en sitios donde se pueden hacer fotos porque son o bien la vía pública o un recinto sin torno o puerta de acceso, lo cual lo hace ser también vía pública según la normativa española (ejemplo: en el Monasterio de Santa María de las Cuevas de Sevilla, entre la verja abierta y el torno de acceso no dejan hacer fotos, ¡y piden dinero en concepto de copyright! Convénceles de que no es así…). Contra alguien que porta una porra, unas esposas y tiempo libre es complicado llegar a un acuerdo coherente, así que normalmente se opta por dar una vuelta y seguir por otro camino. Pero hacer lo mismo que hacen los demás, fotos, con la salvedad de usar una cámara de miles de euros (la que compran los islamistas radicales, todo el mundo lo sabe) en lugar de una compacta común y corriente que pasa desapercibida (que jamás se compraría alguien que quiere pasar desapercibido, todos lo sabemos), da mucho coraje, más aun sabiendo que lo que haces está bien, que el que se equivoca es el que te prohibe hacer lo que puedes hacer.

Y recuerda: en la calle puedes hacer las fotos de lo que te dé la gana; lo único que te separa de no disparar es el sentido común y la violación flagrante de la intimidad de alguien retratado. Los edificios no tienen copyright y se puede fotografiar a los trabajadores del Estado (funcionarios, políticos, policías…) en el ejercicio de sus funciones. Y lo mejor: la policía existe para facilitar tu trabajo, no para entorpecerlo.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr

Related Posts

2 Responses to Soy un fotógrafo, no un terrorista

  1. […] Soy un fotógrafo, no un terrorista blog.antoniorull.com/2010/01/24/soy-un-fotografo-no-un-terro…  por TuristaEnTuPelo hace 3 segundos […]

  2. Pos yo tampoco. Bueno, al menos lo intento, lo de fotógrafo, claro. Saludos desde el otro lado del charco!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>